El dulce de membrillo rubio de San Juan logra la Denominación de Origen

El certificado fue otorgado mediante una decisión adoptada en la Reunión de la Comisión Evaluadora de Indicación Geográfica  y Denominación de Origen del Ministerio de Agroindustria que reconoció los atributos que le otorga la región geográfica a este producto en particular

08.11.2016 12:53 | 

A partir de ahora el membrillo rubio de San Juan posee un sello propio que lo diferencia del resto de los dulces.

Esto se logró gracias al trabajo articulado de varios organismos del Estado y del sector productor y la industria, que determinó un protocolo consensuado de los parámetros productivos, normas de inocuidad, cualidades físico químicas, orgánicas, artesanales y demás aspectos técnicos para otorgar un certificado de denominación de origen.

Participamos de la cata dirigida de dulces de membrillo que se realizó en la casa de San Juan en Buenos Aires, el pasado viernes 4 de noviembre,  que estuvo acompañada por los profesionales y técnicos que apoyaron la iniciativa, y describieron las cualidades que lo hacen único. 

Cabe destacar que llevó 4 años de tarea para poder definir el producto para obtener certificado de Denominación de Origen.  

La directora de la Casa de San Juan, Ana María López de Herrera, detsacó que ¨éste membrillo es único, su gusto no tiene esa melaza porque esta hecho con ingredientes seleccionados de mucha calidad, no tiene nada que ver con el membrillo que se conoce fuera de la provincia de San Juan  que tiene otro color.¨ 

Luego tanto Elena Schiavonne, como Adriana Turcato de Procal se refirieron al trabajo de productores y elaboradores, junto con el apoyo de Procal, Ministerio de Agroindustria de la Nación, Ministerio de Producción, Universidad Católica de Cuyo para llegar a esta instancia.

Ellas explicaron en detalle el proceso de análisis para medir la calidad con respaldo técnico científico, y por otro lado cómo fue la investigación científica, el anclaje cultural, y la patrimonización en la cultura sanjuanina. 

En tal sentido, contaron cómo hace cuatro años que están trabajando los productores y elaboradores de dulce de distinta escala, con Escuelas Agro Técnicas, y elaboradores artesanales en objetivar esa calidad.

¨Los productos artesanales tienen una calidad que debe ser puesta de manifiesto a través de técnicas científicas, de investigar su historia, cómo está anclado en la cultura tanto de consumo como de producción¨.  

¨Se trató de un trabajo arduo en equipo para poder obtener el sello de calidad. El dulce rubio de San Juan tiene su particularidad que lo resalta del resto, por ejemplo el color claro que es su símbolo de calidad muy importante, que tiene que ver con la madurez del fruto, los tiempos de cocción. Realmente se cuida en todos los procesos de elaboración la calidad. En cambio cuando se pasa la cocción del membrillo se produce una caramelización de azucares que a través de reacciones químicas compromete proteínas, aromas.¨

También estuvieron presentes los elaboradores y productores que hicieron referencia a los atributos del producto, como los beneficios a la salud que posee el dulce de membrillo por sus cualidades antioxidantes, entre otros. 

Por su parte, Jorge Yornet productor de dulce de membrillo sanjuanino dijo que la gran diferencia que tiene este dulce con los otros, tiene que ver sobre todo con la materia prima  ¨no hay otro dulce en el mundo que tenga las características de los dulces de San Juan, más allá de las ventajas del clima, la gran diferencia es la materia prima que es excepcional, por lo tanto el color y el sabor tienen que ver con eso.¨ 

¨No ha sido fácil obtener la denominación, pero logramos por unanimidad que se aprobará todo lo presentado al respecto¨. 

Tal como explicó San Juan exporta el 98 por ciento de la uva fresca que sale del país, y la provincia posee Denominación de Origen del melón de media agua, lo mismo sucede con el tomate fresco y seco.

La provincia posee 48 mil km cuadrados, y el área de cultivo es de 100 mil hectáreas, el agua que se emplea es del deshielo de la cordillera de Los Andes.

La provincia de San Juan cuenta con unas 500 hectáreas de producción del membrillo rubio, en su mayoría en manos de medianos y pequeños productores.

Finalmente Roberto Pons se refirió al lapso entre la cosecha y la elaboración también como uno de los mayores beneficios que tienen, ya que en otros lugares se demora más provocando que la fruta se deteriore.